Entrenamiento de la musculatura inspiratoria en EPOC

En la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), la inspiración y la espiración están limitadas y los volúmenes de entrada y salida de aire son notablemente pobres. Además, a menudo existe sensación de disnea (dificultad de respirar), hiperinsuflación (expansión crónica de los pulmones) y debilidad muscular respiratoria.

Los programas de entrenamiento físico son la base del tratamiento de la EPOC, tal y como mencionamos en el post Rehabilitación y entrenamiento en personas con EPOC (ver post)

Sin embargo, la rehabilitación pulmonar no debe basarse únicamente en el entrenamiento de resistencia aeróbica y programas de fuerza: Se deben trabajar los músculos inspiratorios y espiratorios para mejorar la capacidad funcional.

Conclusiones de investigaciones sobre el entrenamiento de la musculatura inspiratoria

  • En el primer estudio (Charususin y col, 2018) se analizaron a 219 sujetos con EPOC y con debilidad en la musculatura inspiratoria. Fueron divididos en 2 grupos: El grupo de intervención (programa de entrenamiento de la musculatura inspiratoria) y grupo de control (sin dicho programa inspiratorio).
    • El grupo de intervención (110 sujetos) obtuvo mayor ganancia de fuerza en la musculatura inspiratoria y mejores resultados en test de resistencia aeróbica que el grupo de control (109 sujetos).
    • El grupo de intervención mejoró su disnea.
    • No existen diferencias significativas en el test de la marcha durante 6 minuto entre ambos grupos.
  • En el siguiente estudio (Alvarenga y col, 2018), se compararon los resultados de la musculatura inspiratoria de 31 mujeres sanas con más de 60 años. Fueron divididas en 3 grupos: pilates, pilates + entrenamiento inspiratorio y grupo de control (no pilates y no programa de entrenamiento inspiratorio). Duración: 20 sesiones. Compararon resultados en test de la marcha durante 6 minutos, espirometría y crunch abdominal.
  • El grupo pilates + entrenamiento musculatura inspiratoria aumentó fuerza inspiratoria máxima y obtuvo las mejores variables pulmonares, mayor potencia, mayor fuerza espiratoria y mejores resultados en test de la marcha y flexión abdominal, respecto a los 2 grupos restantes. 
  • En otro estudio (van ‘t Hul y col, 2006) se evaluaron diferentes intensidades de entrenamiento de presión inspiratoria, en personas con EPOC. Participaron  29 sujetos, de los cuales 14 de ellos trabajaron su musculatura inspiratoria a una intensidad de 10cmH2O, y los 15 restantes, a 5cmH2O, durante 8 semanas.
    • El grupo que trabajó con una presión inspiratoria de 10cmH2O obtuvo los mejores resultados en las 2 pruebas que realizaron (marcha en cinta incrementando intensidad y resistencia en cicloergómetro al 75% capacidad). Además, existió reducción de ventilaciones por minuto respecto al otro grupo.
  • La siguiente Revisión Bibliográfica (Beaumont y col, 2018) consta de 43 estudios y 37 metaanálisis. Total: 642 sujetos.
    • La disnea disminuye tras el entrenamiento de los músculos inspiratorios.
    • Mejoraron en fuerza muscular inspiratoria, en capacidad de realizar ejercicio y calidad de vida.
    • Sin embargo, durante la rehabilitación pulmonar no se observan mejoras adicionales al añadir el entrenamiento específico de la musculatura inspiratoria.
  • El objetivo principal del siguiente estudio (Rodrigues y col, 2018) fue investigar la influencia del entrenamiento de la musculatura inspiratoria en la capacidad física y en el sistema cardíaco en mujeres de edad avanzada. Participaron 20 mujeres y las dividieron en 2 grupos. El primero trabajó la musculatura inspiratoria al 50% de la presión inspiratoria máxima. El segundo grupo, al 5% (grupo placebo). Duración 4 semanas, 1 sesión diaria. Emplearon el test de la marcha durante 6 minutos, antes y después de cada entrenamiento de los músculos inspiratorios.
    • Tras 5 semanas, la presión inspiratoria máxima mejoró de forma significativa en el grupo que trabajó al 50%.
    • Este primer grupo tuvo los mejores resultados en la distancia de la marcha durante 6 minutos y en la recuperación de la frecuencia cardíaca.
  • Por último, este estudio (Sorensen y Svenningsen, 2018) afirma que el mejor tratamiento para disminuir la disnea en personas con EPOC, así como mejorar la resistencia y fuerza la musculatura encargada de la respiración es la combinación de un programa de rehabilitación pulmonar con el entrenamiento continuo y diario de la musculatura inspiratoria. El objetivo del estudio fue analizar la adherencia o continuidad del entrenamiento inspiratorio en el hogar de los pacientes. Se clasificaron en 2 grupos diferentes. En el primer grupo, la resistencia del paso del aire estuvo controlada por un sistema de feedback automático, mientras que en el segundo grupo no existió ningún tipo de control: los sujetos empleaban la intensidad y presión forma intuitiva, a elección propia. Duración 12 semanas, 2 sesiones al día.
    • El grupo que empleó el entrenamiento inspiratorio mediante el feedback automático tuvo mayor adherencia a este tipo de tratamiento en sus hogares.

La fisioterapia respiratoria ha de basarse en:

  • Ejercicios respiratorios y técnicas propias de la fisioterapia respiratoria: drenajes posturales, percusión y vibración, educación de la tos, etc.
  • Rehabilitación pulmonar mediante entrenamiento muscular: Trabajo de fuerza y aeróbico.
  • Entrenamiento músculos inspiratorios y espiratorios. Una buena forma es mediante estos dispositivos.
  • Información constante al paciente y control de ejercicios/entrenamiento por parte de profesional cualificado y titulado.
 
Power Breathe Wellness Plus
  • color verde
  • resistencia baja
  • 11 niveles de resistencia
POWERbreathe K5 Serie K, Entrenamiento Musculatura Inspiratoria
  • Mejorado sistema de entrenamiento electrónico
  • /grind rendimiento TECNOLOGÍA para la formación de los músculos...
  • La sich a las atem función específicas del usuario

Bibliografía

  • Alvarenga, G. M., Charkovski, S. A., Santos, L. K. D., Silva, M., Tomaz, G. O., & Gamba, H. R. (2018). The influence of inspiratory muscle training combined with the Pilates method on lung function in elderly women: A randomized controlled trial. Clinics (Sao Paulo), 73, e356. 
  • Beaumont, M., Forget, P., Couturaud, F., & Reychler, G. (2018). Effects of inspiratory muscle training in COPD patients: A systematic review and meta-analysis. 12(7), 2178-2188. 
  • Charususin, N. Gosselink, R. Decramer, M. Demeyer, H. McConnell, A. Saey, D &  Langer, D. (2018). Randomised controlled trial of adjunctive inspiratory muscle training for patients with COPD. Thorax, 73(10), 942-950.
  • Rodrigues, G. D., Gurgel, J. L., Goncalves, T. R., & da Silva Soares, P. P. (2018). Inspiratory muscle training improves physical performance and cardiac autonomic modulation in older women. Eur J Appl Physiol, 118(6), 1143-1152. 
  • Sorensen, D., Svenningsen, H. (2018). Adherence to home-based inspiratory muscle training in individuals with chronic obstructive pulmonary disease. Appl Nurs 43: 75-79; doi: 10.1016/j.apnr.2018.07.005)
  • van ‘t Hul, A. Gosselink, R. Hollander, P, Postmus, P & Kwakkel, G. (2006). Training with inspiratory pressure support in patients with severe COPD. Eur Respir J, 27(1), 65-72.